Deformación Terrestre

La evolución de nuestro planeta implica necesariamente que existan manifestaciones de deformación terrestre en regiones de todas las escalas. A niveles continentales que abarcan varios países, se han generado cadenas montañosas por la acción de esfuerzos tectónicos. Es el caso de las montañas donde se encuentra el Monte Éverest, cuya deformación se debe al choque de la Placa Índica con la Placa Euroasiática. La deformación regional abarca desplazamientos horizontales y verticales que han sucedido lentamente en periodos de millones de años.

Por regla, debe existir deformación terrestre o deformación de la corteza en las cercanías de cualquier límite tectónico de placas. Como en los casos del límite transformante de la Falla de San Andrés, E. U. y en la subducción de la Placa de Cocos dentro de la Placa Norteamericana en las Costas del Pacífico Mexicano.

En casos de menor escala como en una ciudad, pueden presentarse desplazamientos verticales que dominan sobre los desplazamientos horizontales. Es el caso de la subsidencia o hundimiento, fenómeno muy común en la Ciudad de México.

Deformacion

Deformación por Subducción

En un límite convergente donde por ejemplo, la placa oceánica subduce a una continental, existen esfuerzos inducidos por el sistema de movimiento y choque de las placas. La liberación de la deformación acumulada sucede por grandes terremotos (M > 7.5). En el proceso cíclico, debido a la recurrencia de los sismos, la placa continental y oceánica manifiesta pequeños movimientos que pueden monitorearse con el paso de los años. Ello es posible con los modernos GPS diferenciales que se instalan para ese propósito.

En el límite convergente mexicano, la placa oceánica se mueve hacia la costa a una velocidad similar a la que crecen la uñas en las personas y el desplazamiento se acumula con los años en los límites de choque con la placa continental. Si se colocaran dos observadores uno en el mar y otro en las profundidades de la Tierra donde tienen contacto las placas, uno vería moverse al fondo oceánico hacia la costa, pero el otro en las profundidades de choque, no vería movimiento porque se está acumulando. Esto sucede en lapsos de decenas de años.

Cuando finalmente se acumula el desplazamento en los contactos de choque de las placas, éste se libera en un instante generando un gran terremoto. Se estima que para un sismo de magnitud 8.0 el desplazamiento acumulado-liberado está en unos 6 a 7 metros. En el proceso súbito la placa continental regresa en dirección contraria a la que fue empujada y en ocasiones alcanza al fondo marino para generar tsunamis. Si durante el proceso de acumulación de esfuerzos-desplazamiento existe una red de GPS en la parte continental y en la parte marina, es posible medir las deformaciones resultantes antes y después de un gran terremoto. Japón es el único país que posee una red geodésica en continente y fondo marino. México la tiene sólo en la parte continental, pero existen planes de ampliarla al fondo marino.

Particularmente, en el sismo de Japón de 2011, se midieron desplazamientos verticales de 3 metros en la zona epicentral.

Levantamiento de placa
Variables

IPN: Primeras campañas en el GAP de Guerrero

En el GAP o Brecha de Guerrero se llevaron a cabo dos campañas de medidas de deformación y de gravedad en el año 2014. Las medidas abarcaron desde Coyuca de Benítez hasta San Marcos. Las fechas de adquisición de datos fueron primero en marzo y luego en agosto.

En estas dos campañas se eligieron tres sitios de medida para deformación: Oeste de Coyuca de Benítez, en el Zócalo de Acapulco y al Oeste de San Marcos. Para medidas gravimétricas se tienen cuatro estaciones adicionando una más a las anteriores al Este de Acapulco. Las direcciones de medida de deformación se establecieron en la direcciones Norte-Sur, Este-Oeste y en la Vertical (en la figura la vertical). En las medidas gravimétricas se realizaron medidas relativas condicionadas por el gravímetro.

El procedimiento de medidas fue: en marzo se establecieron las estaciones y se realizaron las primeras medidas. Luego en agosto se volvió a medir en las mismas estaciones. En el caso de deformación, se analizaron las medidas y la no coincidencia se interpretó como deformación cortical por subducción. La velocidad de hundimiento se deduce simplemente involucrando el rango en el tiempo de medidas.

Para esta zona del GAP, se planea otra campaña con la ampliación de una estación más ubicada en Atoyac.

Velocidad de hundimiento

El plan de este ejercicio es medir la deformación previo y posterior al sismo esperado en esta zona. Así mismo, ocurrido el sismo, se relacionará la ubicación del epicentro con los valores disponibles de deformación en las tres componentes Vertical-Norte-Este.

La deformación en una zona tectónica que genera grandes sismos toma mucha importancia al disponer de instrumentos muy precisos, pues su análisis se encaminaría a cuantificar los límites de esfuerzo-deformación que las placas pueden soportar en una zona determinada. Algo similar a lo que sucede en un laboratorio con las pruebas de ruptura de concreto. Hasta ahora se disponen de pocos casos de estudio, debido a que Japón al parecer es el único país que los ha desarrollado. Pero no se disponen de estos análisis en otras zonas sísmicas del mundo. En México, la UNAM colaborará con los japoneses en un plan de instalación de medidores de deformación de fondo marino, precisamente en la Brecha de Guerrero.

Para finalizar, es claro que los análisis de deformación se encaminan al estudio de generación de terremotos y de tsunamis. Disponer de la deformación antes y después del sismo, la ubicación del epicentro, desplazamiento liberado, altura de ola y mapa de aceleración epicentral, contribuirían en gran manera en la comprensión de estos fenómenos.

Social-Económico

perturbadores

Fenómenos perturbadores

La exposición de habitantes de las zonas urbanas ante un fenómeno natural hace que éstos se denominen como fenómenos perturbadores. Este es el término adoptado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organismos de protección civil del mundo. Los fenómenos pertubadores tienen repercusiones desfavorables para el medio ambiente, desarrollo económico y sobre los habitantes de cualquier región.

El peligro del fenómeno se caracteriza por su manifestación, que modifica o altera ciertas condiciones climáticas, ambientales o sobre la superficie de la Tierra, sea océano o continente. La perturbación o cambio depende de la magnitud del fenómeno, su extensión territorial y duración. Ante estas manifestaciones el hombre y cualquier ser vivo, es vulnerable a sufrir daños corporales o pérdidas materiales. Debido a las diferencias socioeconómicas, infraestructura y ubicación geográfica de zonas urbanas, algunos habitantes resultan ser más vulnerables que otros.

La exposición del hombre con sus bienes e infraestructura ante los peligros de fenómenos perturbadores, se cataloga como riesgo. El riesgo podrá estimarse combinando los factores del peligro, la vulnerabilidad de la región y pérdidas materiales que pudieran ocurrir.

Los factores anteriores son tomados en cuenta para zonificación de riesgos ante fenómenos terrestres. El mapa o atlas de riesgo es el principal indicador para que el gobierno tome medidas de prevención de desastres.

Repercusion

Repercusión económica

La repercusión económica de un desastre natural se estima en las pérdidas de la infraestructura de alguna ciudad cuantificada regularmente en dólares. Alrededor del mundo, estas pérdidas se estiman para una región o país, en lapsos de un año o varios años (International Disaster Database).

Las estimaciones toman más relevancia y divulgación, cuando en el mundo sucede un fenómeno natural de grandes dimensiones, como en los casos de un importante huracán, grandes terremotos o tsunamis. Ejemplo de estos casos, son las estadísticas para los años de 2004 o 2011 en los que ocurrieron grandes terremotos acompañados de tsunamis.

Un desastre puede tener repercusiones económicas muy considerables. Puede hacer retroceder el desarrollo económico logrado en varias décadas. En el peor de los casos, puede colapsar la economía de una ciudad o país entero.

Una vez que se sufrió un desastre en alguna ciudad, adviene la recuperación de las condiciones normales en el desempeño social, actividades económicas, la infraestructura, comunicaciones, abastecimiento de servicios e inclusive de condiciones geográficas. Esta recuperación se distingue como tiempo de recuperación ante desastre y depende directamente del desarrollo económico del país que lo sufre. La regla es clara, si un país posee buen desarrollo económico, el tiempo de recuperación ante desastre se verá muy disminuido.

Victimas

Víctimas por desastre

Desgraciadamente ante un desastre importante es inevitable que sucedan pérdidas materiales, heridos, damnificados y desaparecidos. Entre los damnificados (según esta página) se ubican las personas que pierden su casa, bienes materiales, empleo o resultan en una situación injusta a causa del fenómeno. En su conjunto estas repercusiones sobre el humano se catalogan como víctimas de desastre. Las victimas mortales que se relacionan con la muerte, no entran en la categoría de víctima de desastre o en otras palabras la categorización de víctima de desastre se relaciona con una persona sobreviviente.

En la actualidad existen consideraciones para identificar y clasificar a las víctimas de desastre. La Cruz Roja Internacional (y la mexicana), considera factores psicológicos en las personas ante la ocurrencia de desastres. Las víctimas de desastre no sólo son aquellas que lo sufren en su localidad. Debe existir un deterioro psicológico en función de la experiencia del fenómeno inclusive para aquellas personas que se enteran del desastre por medios de comunicación.

Con lo anterior y como ya se mencionó, la víctima se distingue como un sobreviviente y su clasificación dependerá de las pérdidas sufridas y efectos psicológicos. Así, una víctima de desastre de primer nivel es aquella persona que sufre la pérdida de familiares, casa y resulta con daños corporales. En contraste la víctima de más bajo nivel, es aquella persona que se enteró del fenómeno por medios de comunicación. En la siguiente Tabla se ofrece la Tipificación de Víctimas completa (Cruz Roja Internacional).

Victima

Descripción

Primer Nivel

Personas que perdieron familiares por muerte o desaparición. Perdieron su casa y sufrieron heridas severas durante la destrucción.

Segundo Nivel

Personas que perdieron familiares y casa, pero no sufrieron heridas. Se encontraban en la edificación destruida.

Tercer Nivel

Individuos que perdieron familiares, no sufrieron heridas y no presenciaron la destrucción por ausencia.

Cuarto Nivel

Personas en la zona de desastre que presenciaron la destrucción de casas u otros bienes ajenos. Fueron testigos de daños corporales de vecinos, sin pérdidas y heridas propias.

Quinto Nivel

Individuos cercanos al siniestro. Sin pérdidas materiales, ni heridas. Se encuentran en condición de colaborar en acciones de ayuda.

Sexto Nivel

Personas que se enteraron del desastre sólo a través de medios de comunicación. No se encuentran en condición de colaborar directamente, pero sí de manera monetaria.

Es de resaltar que ante un desastre, en cierto modo todas las personas son víctimas. El hecho de enterarse de las pérdidas humanas, pérdidas materiales y cambios en la fisionomía geográfica de alguna región, hace, según la psicología de desastres, que la persona manifieste cierta preocupación por la posibilidad o simple imaginación de que el fenómeno pueda repetirse en su localidad (víctima de sexto nivel).

Existe otro efecto moderno, por así decirlo, y se refiere a la existencia de páginas de internet, redes sociales y medios de comunicación de cobertura más efectiva. Se estima que una noticia importante en el mundo, se entera a nivel mundial dentro de la primera hora de ocurrido el suceso. Tiene sus pro’s y sus contras. Por un lado en caso de alertamiento de tsunami o de huracán, la información rápida posibilita efectuar medidas de desalojo y de prevención a mejor tiempo. La contra principal y aunque no suceda de manera rápida, es que en ocasiones se divulga información falsa o tendenciosa para alarmar a las personas. Por ello se debe cuidar el tipo de fuente informativa que se consulta.

Océano-Atmósfera

Existen otros fenómenos que suceden en el océano y en la atmósfera. En el océano: oleaje, corrientes marinas, temperatura y otros parámetros, que al salirse de valores promedio podrían modificar la geografía costera y tener repercusiones en sus habitantes. En los fenómenos atmosféricos se tiene a los huracanes y parámetros atmosféricos relacionados con las condiciones marinas, que modifican el clima en diferentes temporadas del año.

El cambio climático se presenta como un fenómeno de la relación océano-atmósfera, que depende del paso del tiempo a una escala mayor (décadas).

La siguiente liga enlaza a la página de pronóstico meteorológico del Instituto Politécnico Nacional, donde se podrán consultar los parámetros y fenómenos de la relación océano-atmósfera.